Secretaría de Atención a Personas con Discapacidad del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Artículos » Artículo
Artículos
Artículos
"DÍA MUNDIAL DE CONCIENCIACIÓN SOBRE EL AUTISMO, LA TRANSICIÓN A LA EDAD ADULTA"

CDMX
Jueves, 02 de abril de 2020

Artículos

El día 2 de abril, se conmemora el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, el lema propuesto de este año es “La transición a la edad adulta”, y esto se debe a que las personas con discapacidad intelectual o psicosocial enfrentan mayores barreras que otros grupos de personas con discapacidad para acceder al derecho de vivir de forma independiente y participar de forma plena en su comunidad.

La primera barrera que enfrentan es la sobreprotección en la familia, usualmente los padres creen que sus hijas e hijos que viven con algún trastorno del espectro autista, les “sucederá algo malo”, si toman alguna decisión, y por ello toman las decisiones que les corresponden a sus hijas e hijos, para evitar las consecuencia de una “mala” decisión.

Ser adulto, representa mucho más que alcanzar una edad legal o adquirir derechos, principalmente representa tomar decisiones y adaptarnos a las consecuencias, sean buenas o malas; pero para las personas que viven con una condición del espectro autista es necesario construir un sistema que les permita tomar las decisiones de acuerdo a su voluntad y no sustituirla.

La segunda barrera que están enfrentando las personas con una condición del espectro autista en México, tiene que ver con el acceso a la educación; no existen aún suficientes escuelas inclusivas que puedan desarrollar las capacidades y las habilidades necesarias para la vida independiente. Sin duda, la principal preocupación de los padres, es la incertidumbre de que cuando ellos envejezcan o mueran, que pasará con sus hijas e hijos. Por ello es fundamental una mayor inversión e incidencia en las escuelas públicas y privadas, que dote de las herramientas necesarias para que las personas con una condición del espectro autista, puedan ejercer el derecho de vivir de forma independiente y en su comunidad.

Para muchas personas con la condición del espectro autista, el futuro es la institucionalización, con ello se niega el derecho a elegir una forma de vida y la participación en la comunidad, pero además en las instituciones pueden ser sujetos de tratos crueles o degradantes, incluyendo la esterilización forzada para las niñas y las mujeres con discapacidad; la institucionalización no debe ser nunca una opción para la vida de las personas con cualquier tipo de discapacidad.

Ser adulto, también representa ser sujeto de derechos y representarse a si mismo de acuerdo a sus intereses y voluntades; en ocasiones las personas con alguna condición del espectro autista, enfrentan barreras para ejercer derechos que se dan por sentados en sus pares sin discapacidad, tales como el patrimonio y la participación económica; aún persisten legislaciones civiles que les impiden acceder al derecho a la propiedad privada o a la formación de sociedades mercantiles. Adicionalmente, es notorio que se habla de las personas con condición de espectro autista, pero pocas veces hablan las propias personas; la mayoría de las voces que hablan sobre esta condición provienen de familiares y activistas, este acompañamiento sin duda es fundamental, pero debemos como sociedad impulsar las voces y la participación de las personas con esta condición.

Finalmente, la vida adulta también tiene que ver con el ejercicio de la personalidad, con aficiones e intereses, pero sobre todo de la sexualidad; las personas con discapacidad enfrentan mayores retos para poder ejercer su sexualidad y poder construir relaciones afectivas; en el común de la población sin discapacidad se considera que las personas con discapacidad no deberían ejercer su sexualidad debido a que podrían concebir un embarazo no deseado. El derecho a ejercer libremente la sexualidad, es universal, las personas con discapacidad para ejercerlo con equidad, deben contar con orientación y asesoría profesional para tomar sus propias decisiones y ejercer libremente su personalidad, así como decidir libremente el tipo de vida que quieren adoptar, lo cual se traduce en poder formar una familia o las relaciones afectivas que así lo consideren.

Aún como sociedad falta mucho camino por recorrer para que las personas con condición del espectro autista, puedan ejercer sus derechos con equidad y representarse a si mismas, pero hoy 2 de abril, en medio de la contingencia de salud más importante en la historia de la humanidad, debemos ser consientes y solidarios con quienes el acceso pleno a sus derechos humanos aún es un reto cotidiano, al que se suma la supervivencia en medio de esta epidemia. Sin duda, saldremos adelante como país, con la fuerza de nuestras familias y organizaciones civiles, construidas a partir del amor, la solidaridad y la resiliencia.

Hoy mientras debemos quedarnos en casa o asumir mayores precauciones para prevenir una catástrofe, no debemos ser ajenos ante las diferentes necesidades que provienen la diversidad humana, las personas con condición del espectro autista y sus familias requieren de nuestra solidaridad, para que sepan que no están solos y que al menos en un mundo tan comunicado, hay alguien al otro lado de la línea, que puede escuchar y acompañar.

El tránsito a la edad adulta de las personas con condición del espectro autista, es un reto que tenemos que asumir como sociedad y no descargar toda esa responsabilidad en sus familias y en las instituciones del Estado. Así como todos, hoy día, hacemos lo que esta a nuestro alcance para reducir los contagios, para apoyar a nuestras comunidades frágiles por la pobreza, así debemos trabajar unidos para construir ese mundo inclusivo, al que todos tenemos derecho.

Que las personas con condición del espectro autista, puedan asistir a la escuela, encontrar un empleo, votar y ser votados en las elecciones, ejercer su sexualidad, formar una familia, amar con libertad, adquirir o heredar una propiedad, disponer de sus bienes, formar una empresa propia y sobre todo vivir de forma independiente y participar de forma efectiva en la comunidad; es una tarea que nos convoca, ante escenarios adversos como los que vivimos hoy día, aprendemos que solo en la unidad, podremos salir adelante.

Sirva este día 2 de abril, en medio de la incertidumbre, como un aliciente para saber que sociedad queremos construir en el futuro; para que así como estamos enfrentando la epidemia, seamos capaces de asumir como reto la inclusión de las personas con discapacidad, como una tarea personal, dado que las personas con condición del espectro autista, no viven en su mundo; por el contrario también desean y es su pleno derecho, construir el espacio que compartimos.



Visitas: 107