Secretaría de Atención a Personas con Discapacidad del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Artículos » Artículo
Artículos
Artículos
HÉROES ENTRE NOSOTROS…

CDMX
Lunes, 13 de abril de 2020

Artículos

La letra de la primera estrofa de nuestro Himno Nacional, recuerda el valor del pueblo mexicano para afrontar con valor a los invasores extranjeros, que en distintas épocas y gestas heroicas, hicieron que “Las Armas Nacionales se cubrieran de gloria…”, después del hundimiento de dos buques petroleros y la intervención del Escuadrón 201 en el teatro de operaciones del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, estos versos se convirtieron más que en una arenga para defender la Patria, en un sentido homenaje a quienes lucharon para darnos Patria y Libertad.

En 1985 a raíz de los sismos acaecidos en la Ciudad de México y de otras tragedias de índole natural, como el paso del huracán Gilberto en 1988, los mexicanos reencontramos a la solidaridad como un valor natural y reconocible en nuestro pueblo; unidos en la tragedia, mano a mano, tal como lo simboliza el asta bandera, erigida como homenaje a la sociedad civil organizada de 1985, hemos solventado tragedia tras tragedia, levantándonos una y otra vez, héroes anónimos han rescatado sobrevivientes entre los escombros, llevado alimentos, herramientas y consuelo a quien lo requiere; miles han recorrido kilómetros para llevar a donde se requiere despensas, medicamentos e insumos a los pueblos afectados por el paso de los huracanes; puños cerrados que al viento reclaman silencio para buscar una esperanza de vida bajo tierra.

En todas esas contingencias han estado nuestros médicos, enfermeras, camilleros, paramédicos, bomberos, policías, soldados y marinos, entre muchos otros servidores públicos, quienes son nuestra primera línea de defensa ante cualquier adversidad, han trabajado hombro con hombro con la sociedad civil, para ayudar a quien lo necesita; sin ellos, sin su valor y entereza difícilmente hubiéramos salido adelante.

Hoy día, nuestro país sufre la invasión de un enemigo invisible, pero mortal, el Covid-19 y nuevamente dichos servidores públicos, serán nuestra primera línea de defensa, sin embargo a diferencia de los otros episodios, esta contingencia nos obliga a estar en resguardo en nuestros hogares, para disminuir la probabilidad de contagios y de esta manera hacer menos difícil la tarea que cada uno de ellos desempeñará en los próximos meses.

Nuestros servidores públicos, son parte del pueblo de México, son hermanas, hermanos nuestros, cada uno de ellos tiene familia que los espera al término de cada jornada, tenemos que ayudarles y ser solidarios en su tarea.

Más allá de quedarnos a resguardo o si esto no es posible asumir con responsabilidad las acciones de cuidado personal, tenemos que hacerles sentir que estamos con ellos y que cada jornada que ellos realicen, representará vidas salvadas.

Debemos ir mas allá del mensaje de aliento y el respeto hacia su trabajo, tenemos que buscar las formas de ayudar y colaborar aún en la distancia, porque si los perdemos, no quedará nadie que pueda protegernos.

Hoy algunos centros de salud no cuentan con los insumos básicos para atender a la población contagiada, muchos de nuestros profesionales de salud no tienen una plaza definitiva y son contratados de forma eventual.

Tenemos que organizar colectas y recaudos de recursos económicos y materiales para hacerlos llegar a donde se requiere, sobre todo en las zonas más alejadas del país, donde sin duda la epidemia llegará primero.

Otros, principalmente integrantes de las fuerzas armadas, tal como la autoridad ha señalado, pertenecen a otras áreas de la salud, tal como la odontología, pero que ante esta contingencia estarán en la primera línea de defensa, para ellos más que nuestro respeto, requerimos transmitirle a la población que tenga comprensión y paciencia.

Muchos de ellos, vivirán jornadas agotadoras y quizá a altas horas de la noche, deban dejar su centro de trabajo para volver a su domicilio, necesitamos que con las debidas medidas de seguridad y sanidad, puedan tener transporte seguro y gratuito a sus hogares.

En sus hogares, seguramente para las mujeres, aún se requerirán tareas de cuidado y alimentación, algunos restaurantes están ofreciendo comida gratuita, como sociedad debemos cooperar para brindarles comida para ellos y sus familias, así como otras tareas relacionadas con el cuidado.

Los servidores públicos no pertenecen a ningún gobierno o partido político; los médicos, las enfermeras y todos aquellas personas que estarán a cargo de la contingencia, son mexicanas y mexicanos que viven entre nosotros, seguramente como vecinos o familiares; su amor por el país, su vocación de servicio y su entrega ante la adversidad, reflejan lo mejor de nuestro país.

Es nuestro deber cuidarlos, apoyarlos en la medida de nuestras posibilidades y alentarlos en cada jornada, un día podremos abrazarlos nuevamente, pero para que ese día llegue pronto, tenemos que ser activos y asumir la solidaridad que otras veces nos ha llevado a buen puerto; debemos hacerles sentir que no están solos y que desde nuestro hogar y en la medida de nuestras posibilidades cooperar para que estos días sean menos difíciles y logremos salir adelante.

Para todos ellos, médicos, enfermeras, camilleros, personal de salud, policías, bomberos, soldados y marinos, así como cualquier otro servidor público que estará trabajando en esta contingencia sanitaria.

Nuestra gratitud, nuestro respeto;
Ellos son Héroes entre Millones…

Mtra. Norma Angélica Aceves García.



Visitas: 45