Secretaría de Atención a Personas con Discapacidad del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Artículos » Artículo
Artículos
Artículos
LA PASIÓN DE LÓPEZ OBRADOR POR LO ELECTORAL

Xalapa
Jueves, 30 de abril de 2020

Artículos


Bien dijo Aristóteles, el filósofo griego, que el hombre es un animal político, sólo que nuestro Presidente exagera, se pasa de animal político.


¿Para qué comer ansías y querer forzosamente aparecer en la boleta electoral del 2021 y no esperar hasta el 2022 como quedó plasmado constitucionalmente?
Por: Adrián Martín Pineda Selvas.

Desde 2006, año en que López Obrador dejo la Jefatura del Gobierno del entonces Distrito Federal,  y aspiró por primera vez ceñirse la Banda Presidencial, ha influido en todas las elecciones presidenciales, hasta la más reciente en que ganó, y por supuesto, tal influencia también la tuvo y sin ser candidato pero como Presidente del PRD o de MORENA, y a veces sin cargo político, en cada elección intermedia, así como en las elecciones para las gubernaturas más importantes del país, como la más reciente en el EDOMEX.


Las elecciones intermedias que se avecinan y que se registrarán el año venidero, en teoría López Obrador debería de  abstenerse en participar, debido al cargo que ostenta, el de Presidente de la República, sin embargo no se resigna y persiste en  aparecer en la boleta para refrendar tal cargo. Y no se resigna a participar únicamente con su política social, caracterizada por ser electorera, sin ni un rasgo de pretender el elevar el desarrollo humano de la población beneficiada, como es el caso de la Personas con Discapacidad. Una de sus propuestas de campañas fue la revocación de mandato, consistente este ejercicio en consultar a la ciudadanía si quien ocupa el cargo de elección popular -en este caso él-, continua en él o se retira. Tal propuesta de campaña encontró viabilidad constitucional para llevarse a cabo en el 2022.


Ante la emergencia sanitaria con grandes perjuicios para la economía nacional; con todos atentos cómo contener los efectos del virus COVID 19, y que éstos, los efectos, los contagios pues, no alcancen su pico más alto en unos días, si no que el mayor número de contagios se prologuen por varios días, con la finalidad de que los servicios de salud existentes en el país alcancen; con las alarmas encendidas para que la economía nacional no resulte tan dañada por ese virus, y procurando recetas para que la planta productiva del país se reactive lo más pronto posible; cuando todo México está pensando en las fechas, en los días en que los contagios alcanzarán su máximo y cómo contener un posible rebrote del virus; cuando los pobres hoy más que nunca están más necesitados, la clase media con la calidad de vida mermada, con el pequeño y mediano comerciante a punto de desaparecer,  López Obrador sorprende e insiste y reta a la oposición para que le permitan estar en la boleta vía revocación de mandato.


Bien dijo Aristóteles, el filósofo griego, que el hombre es un animal político, sólo que nuestro Presidente exagera, se pasa de animal político; tiene 18 meses en el cargo máximo al que un mexicano puede aspirar, el de Presidente de la República y no deja ser el eterno candidato, con su discurso de odio y frustrado de siempre, sin más fundamentos ni expectativas que su datos, que su ánimo y optimismos que los asunto de la nación van muy bien… requeté bien.


¿Para qué comer ansías y querer forzosamente aparecer en la boleta electoral del 2021 y no esperar hasta el 2022 como quedó plasmado constitucionalmente? Aunque quiera él o no, estará presente en la elección intermedia de su propio sexenio, y como todo Presidente de la República se le someterá a su Gobierno y será juzgado en boca de urna electoral. Sin que su nombre venga en las boletas electorales, será muy difícil que el elector no piense en las guarderías infantiles que ya no existen; será impensado que el ciudadano, al momento de votar y piense en el COVID 19 recuerde que el Seguro Popular, tampoco existe; será inevitable recordar que gracias a la desaparición de este Seguro Popular, sin previo aviso, los niños y demás mexicanos y mexicanas que tienen cáncer, se quedaron sin sus medicinas y sin sus tratamientos, de igual manera las personas infectadas de SIDA; es prácticamente imposible que el votante no piense en el momento de votar, sin necesidad de ser economista, o fifi, que la economía nacional y la de su hogar, está mal; los electores será imposible que al momento de emitir su voto, será inexcusable que cuando piensen en obras públicas que ha construido el Presidente de la 4T, recuerden que ninguna obra pública ha construido, que por el contrario, ha alejado la inversión privada. Pero referente a las públicas, es cierto, se siguen construyendo pero aquellas obras que le interesan a él, como por ejemplo, el aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas, y el Tren Maya; en lo que respecta a la política social que lleva a cabo López Obrador tal vez sea ésta la que lo ponga en su lugar, cuando saque números y se dé cuenta que el dinero no le alcanzará para seguir regalando dinero –a pesar que ya esté en la Constitución Federal-, sin generar de empleos, sin promover la inversión privada está reprobado.

De igual, López Obrador manera tiene severos pendiente el Estado de Derecho e impunidad y detener la ola de delitos de alto impacto asociados a la delincuencia organizada. En materia de Estado de Derecho y procuración de justicia, aumentó el déficit del Estado Mexicano. Y para colmar este escenario llega la pandemia a México, la cual estaba anunciada desde diciembre que tarde o temprano llegaría a este lado del hemisferio y por lo mismo tuvo tiempo para prevenirse en dos aspectos muy relevantes, la sanitaria y la económica. En ambas emergencias López Obrador y su Gobierno dejo mucho que desear y su actuar es totalmente improvisado. De esta manera pues, el CONAVID 19 también estará en la boleta electoral del 2021.


Habrá quien meta las manos al fuego al sostener que López Obrador pasará y con buenas calificaciones el examen de la corrupción, un asunto fundamental y eje del Gobierno de la 4T. Es muy temprano para extraer elementos de cómo va este Gobierno Federal en este, pero hay que decirlo, López Obrador es enemigo de la transparencia, que no le dio continuidad al Sistema Nacional de Anticorrupción, que le encanta la opacidad y detesta cualquier mecanismo u órgano que tenga como propósito controlarlo, auditarlo, evaluarlo.


López Obrador vive sólo para lo electoral. López Obrador la única agenda que tiene es la electoral. López Obrador hace girar sus intereses, sus amistades, sus odios, en la pasión que él tiene por lo electoral.



Visitas: 234